El Robo del Niño

Crónica

José Racancoj/La Prensa de Occidente

Así es la tradición
Luego de que el Niño Dios era tomado del belén, de acuerdo con Cajas, por lo general el propietario al percatarse preguntaba para qué se lo llevaban y le respondían que para entregarlo con una fiesta.

La tradición dictaba que la entrega debía realizarse el domingo previo al primer viernes de Cuaresma, aunque esto también ha cambiado en la actualidad.

El día de la entrega se oficiaba una misa, luego de la eucaristía se trasladaba la imagen del Niño Jesús en una canasta, ya sea a pie o en carro, a su hogar, donde se procedía a la entrega.

De acuerdo con la costumbre, quien robaba la imagen debía poner la marimba, mientras que el dueño, hacerse cargo de los paches. Por ello, tras la entrega, comenzaba a tocar el conjunto marimbístico, y antiguamente solía hacerlo con la Marcha Quetzalteca, luego de que se servían algunas bebidas se agasajaba a los asistentes con los paches.

“Eran fiestas muy alegres, pues las casas lucían adornadas. Es una tristeza que estas tradiciones se vayan perdiendo con el tiempo”, señaló Julio Quijivix, vecino de la zona 1 altense. Agregó que el año pasado, fue robado un niño en la casa de uno de sus vecinos, sin embargo, se entregó sin mayor festejo.