dagoverto Vázquez castañeda.

Dagoverto Vázquez Castañeda

Artista Guatemalteco

Escultor, Pintor, Grabador, Dibujante y Maestro.

Información proporcionada por Galería el Attico

Dagoberto Vásquez Castañeda nació en la Ciudad de Guatemala el 2 de octubre de 1922 y falleció el 21 de junio de 1999. Hijo de Ricardo Vásquez Rebolorio y Magdalena Castañeda de Vásquez, quienes procrearon seis hijos en total. En Chile, a finales de los años cuarenta, Vásquez contrajo nupcias con Blanca Antonieta Bianchi Ghezzi con quien formó familia hasta 1990, año en el que ella murió. Del matrimonio nacieron tres hijos: Rodrigo, Antonio y Claudio.

SU OBRA

La importancia que la obra de Dagoberto Vásquez posee en el medio cultural, se manifiesta, entre otras formas, en el permanente interés que la misma despierta en diferentes círculos, y las reseñas biográficas, los innumerables catálogos y la diversidad de publicaciones que documentan el consistente legado de un hombre que trabajó tesoneramente por más de sesenta años. La coherencia de su pensamiento y el estilo de su vida se tradujo a su creación de modo tan esencial que es difícil decidir cuál de los dos hay que reseñar. Interesante la una como la otra. Su sólida formación, materializada en una profunda conciencia del hecho plástico, fue proyectada tanto en obras de arte como en investigaciones de diversa índole.

La influencia que Vásquez ha tenido en la cultura artística de Guatemala se percibe desde poco antes de la segunda mitad del siglo XX y se puede afirmar que, a pesar de los años transcurridos desde su deceso, no ha menguado. ¿Qué aspectos de su personalidad resalta entre los personajes sobresalientes de la historia contemporánea del arte guatemalteco? La respuesta es sencilla: jamás dejó de ser él y su obra nunca reflejó desconciertos de tecnologías que no fueran las que quiso explorar con tesón científico. Dagoberto Vásquez, como se verá más adelante, aporta al presente varias soluciones determinantes para el arte contemporáneo. Este fue el resultado de haberse ocupado, con gran esmero, del dominio exhaustivo de valores que componían cada objeto creado por él. Conquistó, hasta las últimas consecuencias, varias disciplinas como la escultura, pintura, dibujo y grabado.

Un comentario presente en la Revista de la Escuela Nacional de Artes Plásticas Rafael Rodríguez Padilla de 1993 apunta que en la vasta producción de Dagoberto Vásquez destacan, como sello personal, la depuración de las formas y en el caso de la pintura, una fusión sutil de pigmentos que se distinguen por desarrollarse dentro de esquemas de síntesis formales y compositivos que él hizo característicos. En esencia, en cuanto a la construcción de sus trabajos se refiere, esto es la obra de Dagoberto Vásquez… pero hay mucho más y de esto trata el presente estudio. He aquí la razón del nuevo homenaje y registro… sobre el hombre, hay también más que agregar.

Presentar a Vásquez como un creador cuyos mayores logros fueron alcanzados en los años cuarenta y cincuenta es un error de enormes dimensiones históricas. La tendencia de los cronistas contemporáneos, al menos en Guatemala, es limitar el campo de acción de un artista a determinado lapso para beneficiar así el surgimiento de nuevas figuras de generación espontánea.

Tal vez sólo quede resaltada, para completar esta introducción, que en la actualidad sería imposible hacer una lista de los artistas más influyentes de la Guatemala del Siglo XX sin que el nombre de Dagoberto Vásquez apareciera entre los primeros. Negarlo no es fácil, aunque hay quienes lo han intentado. ¿Un ejemplo? José Luis Cifuentes en Algunos Escultores Contemporáneos de Guatemala. La ausencia de Vásquez en este compendio resalta inmediatamente, a pesar de la calidad de los artistas tomados en cuenta

Se puede anotar, sin temor a equivocaciones, que la preeminencia de Vásquez no se disipa, más bien pareciera que con el tiempo, ha adquirido más peso. En beneficio de su creación se debe tomar en cuenta que su trasgresión partió de modos inteligentes de abordar y crear nuevas realidades artísticas. Su mayor aporte es la madurez expresiva, la cual brindó resultados conscientes en su totalidad, que pueden percibirse como una de las bases de la plástica nacional de la segunda mitad del siglo XX y lo que va del presente.

 

OBRAS

 

PESCADOR, 1987 bronce, 2.30 x 1.00 x 1.20 m Agencia No. 101 Banco G&T Continental 6a, avenida 9-08 zona 9

 

 

 

Guillermo Monsanto

Editorial Galería Guatemala

Sin título